La Serra do Barbanza ofrece más sorpresas a los amantes del senderismo: las pozas o piscinas naturales del Río Pedras, en la ladera este de estas cumbres, ofrecen una gran variedad de playas fluviales a los que gustan del agua dulce en un entorno idílico.

Primero tomaremos altura para conocer la configuración serrana, al mismo tiempo que admiramos la ría de Arousa y A Pobra do Caramiñal.  Y para eso nada mejor que acceder por carretera a la Curotiña y a la Curota. Este es el mirador más apreciado y cómodo de toda la sierra del Barbanza y desde él se alcanza no solo A Pobra, sino también Ribeira y el Atlántico. La ría y Vilagarcía. Boiro… Y las más hermosas montañas que debemos descubrir caminando.

Lo más sorprendente, solitario y natural es el espacio que crea en su descenso el Río Pedras, que va de salto en salto creando una serie de pozas que se utilizan para el baño. Los amantes del agua dulce y de la tranquilidad hallarán aquí un lugar idílico, casi un paraíso.

Para llegar, primero hay que tomar la carretera CP-6702 sin desviarse de ella en ningún caso. Se pasa por debajo de la autopista, al lado de un cementerio y la iglesia de Lesón hasta llegar a Aldea Vella en donde se acaba la carretera asfaltada.

Lugar: Aldea Vella, A Pobra do Caramiñal, A Coruña